*

X

'Aratea': dibujando constelaciones con palabras en el siglo IX

Libros

Por: pijamasurf - 08/19/2017

Caligramas que componen constelaciones con palabras de un manual de astrología y que ilustran poemas de hace 2 mil 300 años

El libro conocido como Aratea es uno de los objetos literarios más bellos. Se trata de una serie de poemas de Arato traducidos del griego al latín por Cicerón, los cuales describen una constelación astronómica. Encima del poema se añade un dibujo de la constelación compuesto de palabras que la describen, provenientes de textos de Higinio. Los puntos rojos marcan los nodos de cada estrella que conforma la constelación. Abajo: Canis Major con un poema a Sirio. 

Esta técnica es también llamada caligrama y fue popularizada por el poeta vanguardista francés Guillaume Apollinaire. El libro en cuestión es un precioso manuscrito creado cerca del año 820 en Francia y actualmente se encuentra en el British Museum.

Más fotos en Public Domain Review

 

 

 

Esta editorial islandesa sólo imprime libros en luna llena... y luego los quema

Libros

Por: pijamasurf - 08/19/2017

La editorial Tunglio publica libros sólo en noches de luna llena; los que no vende los quema ahí mismo, haciendo una detonación de energía editorial, como una especie de supernova literaria

La editorial islandesa Tunglio (la palabra significa "luna") tiene la peculiar costumbre de editar sus libros solamente en las noches de luna llena. Imprime 69 libros solamente y los que no se venden son quemados in situ. Según dijeron a The Guardian los directores de esta editorial, el escritor Dagur Hjartarson y el artista Ragnar Helgi Ólafsson, "la editorial consume toda la energía de la publicación en unas pocas horas en vez de esparcirla por varios siglos... Por una gloriosa velada, el libro y su autor están completamente vivos. Y después, al siguiente día, todos pueden seguir con sus vidas". La editorial es también claramente un ensamble de arte performático, y quizás algún tipo de magia ritual ocurre también en las llamas de los libros con la luna.

Para Tunglio quemar los libros nada tiene que ver con la censura sino, según ellos, con el arte mismo de hacer libros y con la energía que se genera y consume en estas noches. Queman sus libros con cuidado y elegancia, utilizando sólo un coñac muy fino para alimentar el fuego. Ante la crítica de que quemar libros es un acto antidemocrático, responden que democrático no significa "abundancia ilimitada y suministro ilimitado, sino un proceso justo". Argumentan que sus libros son baratos, no pueden ser preordenados y nadie puede adelantarse en la fila para acceder antes a ellos.

La noche de la publicación se convierte en un acto de liberación. "La energía de la publicación se condensa y amplifica. Mucho de la espera, duda y preocupación", que acompaña a la publicación de un libro y la misma autopromoción son eliminadas. 

La destrucción también es un arte, y, paradójicamente, el combustible de la creatividad.