*

X

Este sencillo truco remediará tu impuntualidad para siempre

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/23/2017

¿Siempre llegas tarde a todo? Prueba esta sencilla estrategia para recuperar tu puntualidad perdida

La puntualidad es deber de caballeros, cortesía de reyes, obligación de cortesanos, hábito de gente de valor y costumbre de personas bien educadas.

Luis XVIII

Se trate de una cita con amigos, con nuestra pareja, de trabajo o de algún otro tipo, la puntualidad es uno de los mejores ejemplos de los contratos tácitos que se establecen en la convivencia cotidiana: citarse a una hora hace que todos los involucrados organicen su tiempo y ocupaciones en torno a ese acuerdo. Por eso, cuando alguien incumple con el compromiso, suele considerarse una falta de consideración hacia aquellos que sí respetaron lo dicho.

Si es tu caso y, como se dice, llegas tarde a todos lados, es posible que este sencillo truco que presentaremos a continuación resuelva de una vez por todas tu impuntualidad crónica.

En su blog I’am an Organizing Junkie (algo que puede traducirse como “Soy una adicta a organizar”), Laura Wittmann compartió una estrategia que ella emplea para llegar sin retardo a los encuentros de su día: medir las tareas de su día y la duración de éstas en retroceso y no hacia adelante (como usualmente hacemos casi todos), partiendo de la cita en cuestión.

Si, por ejemplo, debe estar a las 9 de la mañana en una junta de trabajo, procede de este modo:

9:00: junta
8:40: salir de casa, en tanto que llegar al lugar de la cita toma 5 minutos
8:30: tomar las cosas necesarias
8:25: lavarse los dientes
8:00: desayuno
7:30: peinarse y maquillarse
7:00: bañarse y vestirse
6:45: despertar

Cabe acotar que este truco requiere de al menos dos condiciones fundamentales. Una, que la persona sepa con certeza cuánto tiempo tarda en realizar determinada acción (hay quien desayuna en 15 o 10 minutos, por ejemplo). La segunda, que sea posible atender casi exclusivamente cada una de las tareas, sin distracciones (¡ni siquiera revisar Facebook!).

Si mencionamos esto es porque en muchos casos esas son las principales causas de la impuntualidad de una persona: por un lado, la poca conciencia que tiene de su propio tiempo (pensar, por ejemplo, que se baña “rápido”, cuando en realidad sus duchas son demoradas) y, por otro lado, el vicio contemporáneo del multitasking, por el cual creemos que podemos hacer muchas cosas a la vez, cuando en realidad cada una requiere de su propio tiempo.

¿Qué te parece? ¿Crees que con este hack ahora sí llegarás a tiempo a tus citas? No dejes de compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o en nuestras redes sociales.

 

También en Pijama Surf: Conoce por qué algunas personas siempre llegan tarde

Razones para empezar a practicar mindfulness durante el sexo

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 08/23/2017

Una práctica sexual, desde el autoerotismo hasta el sexo mismo, requiere la atención enfocada en las sensaciones corporales: en el sabor de los fluidos, el aroma del sudor, el sonido del placer, la vista del universo y el tacto de la Unicidad

El mindfulness, un tipo de meditación enfocada en la plena conciencia de las sensaciones corporales, ha comenzado a usarse como herramienta de apoyo en tratamientos médicos, neurológicos, psiquiátricos y psicológicos. Gracias a que ayuda a liberar las tensiones emocionales y cognitivas, los especialistas en la salud sexual retoman los principios de la meditación mindfulness.

Considerando que una práctica sexual, desde el autoerotismo hasta el sexo mismo, requiere la atención enfocada en las sensaciones corporales (en el sabor de los fluidos, el aroma del sudor, el sonido del placer, la vista del universo y el tacto de la Unicidad), se puede considerar como una especie de extrapolación innata y natural de la meditación mindfulness. De hecho, y según la data de una investigación realizada en la Universidad de Brown, en EE.UU., sobre la excitación sexual, el grupo de control que realizó un curso durante 3 meses de meditación mindfulness reportó una mayor excitación sexual, en un período más corto que de costumbre.

Si bien esto no quiere decir que esta práctica meditativa sea una especie de fármaco para incrementar el erotismo en el individuo, es un método que ayuda a evidenciar lo que existe ya en la psique y el cuerpo humano. Para la autora principal de la investigación, Gina Silverstein, la clave reside en haber incrementado la toma de conciencia. Es decir que el sexo mindfulness se relaciona con la capacidad de observar y describir lo que está sucediendo tanto en el cuerpo como en la mente sin juzgar las sensaciones como “buenas” o “malas” ni tener la necesidad de cambiar las emociones derivadas. Se trata, en otras palabras, de poder “apagar el modo automático” a la hora de realizar cualquier práctica sexual.

De hecho, a nivel neurológico aumenta la materia gris en la corteza insular del cerebro, resultando en una mayor intensidad en la calidad de los orgasmos. Esto sucede gracias a que la práctica de mindfulness ayuda a regular los niveles de estrés facilitando prestar mayor atención en todas las áreas de la vida –incluyendo la del placer. De modo que en vez de considerar al orgasmo como un fin, promueve disfrutar de las sensaciones corporales que surgen a lo largo del acto sexual. En palabras de Marsha Lucas, neuropsicóloga y autora de Rewire your Brain for Love: “El orgasmo es una cosa buena, pero hay algo más que tan sólo una fricción genital. El orgasmo puede oscurecer todo lo demás que hay en el camino. Y el mindfulness ayuda a ver qué más hay ahí”.

Lucas menciona que puede sonar muy fácil aplicar este método meditativo durante el sexo; sin embargo, puede complicarse cuando inconscientemente pensamos en comparaciones de nuestro cuerpo o desempeño con los de los actores porno, cuando nos preguntamos si alguien puede escucharnos o con ideas que surgen sobre lo que deberíamos estar haciendo. Por ello, el entrenamiento de la meditación contribuye a centrar la atención en el placer, reduciendo el impacto de otros pensamientos intrusos que pueden distraernos del aquí y en el ahora.

En conclusión, la capacidad de mantener en conexión la mente y el cuerpo en el aquí y en el ahora permite liberar pensamientos o creencias irracionales que merman el placer que produce la existencia misma.

 

Dale clic aquí para empezar a practicar mindfulness en el día a día.